Principios básicos para trabajar con la salud de las personas (I): Vocación y responsabilidad.

Esta mañana me he encontrado con una situación cada vez más habitual, que me ha hecho pensar por qué me dedico a trabajar con la salud de las personas. La respuesta es fácil, no me imagino trabajando en otra cosa, esta es mi profesión, sino sería enfermero, auxiliar, médico, farmacéutico  podólogo, pero todo relacionado con la salud, es lo que me  llena; deduzco pues que esto es lo que llamamos vocación, del latín. vocatĭo, -ōnis, acción de llamar. Según la RAE, la vocación es una inclinación hacia un estado, profesión o carrera, en este caso hacia la fisioterapia.

quino-vocacion

De buenas a primeras no suelo pensar en estas cosas, pero hay veces…

Paciente de 36 años, en principio solo destacamos dos datos en la anamnesis: accidente de tráfico hace 7 años y cesárea hace 7 meses; acude a rehabilitación con la siguiente prescripción: 10 SESIONES FISIOTERAPIA RAQUIS CERVICAL Y DORSAL, Diagnóstico: Cervicodorsalgia. No se realiza ninguna prueba complementaria. Tratamiento farmacológico a base de relajantes musculares y aine’s. Hasta aquí, y sin entrar en detalles, todo más o menos correcto. Es en este momento cuando la paciente me cuenta las observaciones del traumatólogo que la visitó y entrecomillo porque lo merece:

“He ido al traumatólogo y me ha dicho que si con diez sesiones de fisioterapia no se cura es que será un hernia y nos plantearemos operar”

imagesSeguramente, o eso espero, estas no serán las palabras exactas del doctor. El paso del tiempo desde la visita, el dolor y la rigidez, habrán distorsionado sus palabras, pero…cuando la paciente te dice que el diagnóstico fue sin levantarse de su escritorio empiezas a pensar muchas cosas y no todas positivas. Es en este momento cuando piensas, ¿a este hombre le gustará su trabajo? Su trabajo, creo, no es operar, su trabajo es decidir qué es mejor para la salud de sus pacientes.

Si, y que nadie lo dude, esto es una crítica sin concesiones a todos los profesionales sanitarios, incluidos los fisioterapeutas, que creen que lo que hacen es la única forma de tratamiento posible. No hablo exclusivamente del trabajo multidisciplinar, estoy hablando de la responsabilidad que tenemos por el hecho de trabajar con la salud de las personas, que sepamos aplicar nuestras herramientas de trabajo mejor que nadie no significa que todos los pacientes que se nos presentan sean sensibles de ser tratados por nosotros.

En cuanto a lo de “vamos al fisio a ver si funciona” ¿esto qué es? Los fisioterapeutas nos formamos y nos actualizamos diariamente para estar, y que nadie se equivoque, a la altura de nuestros pacientes, y no para trabajar mejor, ni solucionar sin intervenciones, ni para ser ni más alto ni más guapo que nadie. Si un paciente nuestro necesita otro profesional, lo derivamos porque sabemos que es mejor para el paciente, y además nos preocupamos por saber cuales van a ser las actuaciones que pueden recibir por otros profesionales, únicamente mirando por la salud de nuestros pacientes.

Para concluir diré que la vocación y la responsabilidad son para mi los pilares fundamentales para trabajar con la salud de las personas; la vocación es imprescindible y la responsabilidad es elemental; es tan importante saber que podemos hacer como que no podemos hacer.

#3NFSR: La fisioterapia en su máxima expresión

Comité organizador fisioterapia sin red

“Somos un grupo de amigos, nos juntamos 8 por Internet, luego 12 y hoy somos 225”

Esta frase pronunciada por @villovi_fisio a la hora de finalizar las jornadas, resume perfectamente el poder que tenemos como colectivo. Colectivo en el que cabemos todos independientemente de nuestras especialidades. Hoy he entendido el eslogan:  “inteteligencia colectiva en conocimiento en fisioterapia 2.0”.

Este fin de semana se ha celebrado en Valencia la I Jornada Clínica de Fisioterapia Sin Red. Muchos de los allí presentes hemos ido conociendo este movimiento durante los últimos meses, al menos ese es mi caso, y este sábado 3 de noviembre de 2012 pasará a la historia de la fisioterapia por varias razones. La primera es la jornada en si misma, 4 profesionales presentando un método o concepto, más o menos conocido, y lo más novedoso, los 4 abordan 4 casos reales. La segunda es las ganas de cambio en la realidad de la fisioterapia, un cambio que haga crecer a la profesión y que llegue a la madurez. Este espíritu se ha contagiado a los presentes. Si queréis pruebas solo tenéis que comprobar el hastag #3NFSR que ha sido TT durante unas horas el sábado 3 de noviembre.

Pepe Guillart,  nos habló del abordaje en el método Mackenzie, desconocido totalmente para mi, pero desde hoy mismo voy a explorar el método por las múltiples posibilidades que nos da. El método Mackenzie, más allá de efectividad que tiene a la hora de tratar patología de la espalda, nos muestra como la observación en fisioterapia es sumamente importante. Robin Mackenzie, descubrió de forma casual, observando a sus pacientes, una forma de trabajo desarrollada al aplicar una serie de movimientos en la columna lumbar.

En cuanto a Iván Bennasar, nos propone un concepto en el que el ejercicio es la base del tratamiento. En su exposición consiguió que nos sintiéramos identificados, ¡que poco peso tienen los ejercicios en nuestro trabajo! Aunque el paciente no tuvo los beneficios esperados, al menos los que yo esperaba, tengo que decir que creo que era la exposición más complicada de todas, y el paciente no era nada fácil.

Carlos Rodriguez se encargo de introducirnos en neurología, INN – Neurodinámica,  y en lo bonito y preciosista de esta especialidad de la fisioterapia, creo coincidir con tod@s cuando digo que su ponencia fue la gran triunfadora del día. El tratamiento de la hemiparesia que pudimos ver fue sencillamente sublime, el buen uso de los tiempos, la actitud hacia el paciente y hacia la patología y como pudimos ver un tratamiento de tanto nivel que al acabar el público se puso en pie para dedicar una gran ovación al fisioterapeuta. Pocas veces tenemos la oportunidad de ver un trabajo tan íntimo y personal y el sábado en estas maravillosas jornadas pudimos disfrutarlo.

“La cabeza es redonda para cambiar el sentido del pensamiento” F.Picabia

Personalmente también me ha gustado mucho la última intervención de Julio Hernández que con mucha delicadeza ha ido desgranando poco a poco la patología de la paciente. Esta no era un paciente fácil, con una patología complicada, mucho tiempo de evolución, mucho tratamiento inútil, y se presentaba ante nosotros en un marco que seguramente le ha impactado, al final la paciente ha desarrollado una reacción emocional, llorando en plena sala, supongo que harta de ir de lado a lado y que su dolor, que le impide realizar AVD, no desaparezca.

Cuando terminaron las ponencias, comenzó un mesa redonda donde se abordaron aspectos técnicos que habían ido a pareciendo durante las ponencias de estos 4 supercracks de la fisioterapia, pera aparecieron otras cuestiones muy interesantes: la identidad de los fisioterapetas, el pensamiento crítico como base de nuestros abordajes, el razonamiento clínico como guía en nuestros tratamientos, el papel de las universidades la “educación” de los alumnos hacia la evidencia científica. Detrás de todos estos aspectos creo que había de forma enmascarada la sensación de lo que en realidad  hablábamos era de la marca fisioterapia y de cómo empezar a potenciarla, encontrar nuestro lugar y hacernos fuertes en él, investigando desarrollando proyectos como por ejemplo en el que estábamos en ese mismo momento. Creo que en el fondo de lo que allí se habló fue de fisioterapia en su máxima expresión.

Queda mucho trabajo por hacer, y el 2.0 es un buena forma de comenzar.

Un saludo

Os dejo unos enlaces a otros blogs que han escrito sobre el evento, merece la pena:

@blogfisio                                                      http://blogfisio.wordpress.com/2012/11/04/3nfsr-no-hace-falta-decir-mas/    @fisioactividad                                                   http://pakk23.wordpress.com/2012/11/05/3nfsr-i-jornadas-clinicas-fisioterapia-sin-red-ii/

Aquí estoy @fisiomasaje (Elisa) en el congreso

@fisiomasaje  y @vike81, desvirtualizados 

Las pruebas complementarias y su importancia en el juicio clínico actual

Siendo estudiante de fisioterapia los profesores nos hablaban de radiografías, ecografías, resonancias magnéticas y las definían como pruebas complementarias a los juicios clínicos que debíamos realizar, juicios clínicos a los que dedicamos miles de horas, aprendiendo pruebas, test, técnicas, valoraciones, escalas, etc. 


Cuando empezó mi vida como profesional dedicaba mucho tiempo a la valoración del paciente, valoración de la cantidad y calidad de movimiento, valoración de las compensaciones, del dolor en menor medida y en resumen de la valoración de cualquier detalle que me pudiera indicar dónde residía la disfunción que había hecho que esa persona estuviera ante mi pidiendo ayuda.

¿Qué hacemos cuando en una placa o resonancia no hay evidencias de lesión? ¿Le decimos al paciente que no tiene nada? ¿tratamos?

La medicina actual, la de las últimas décadas,  desgraciadamente depende en mayor medida de los recursos económicos, pero creo sinceramente que las personas que nos dedicamos a esto podemos hacer algo más; uno de mis lemas es menos pruebas complementarias y más juicio clínico. No hay que temer a la clínica, hay que perder todo el tiempo que sea necesario en la correcta valoración del paciente, porque no es una pérdida de tiempo, en realidad es el tiempo mejor empleado, y nuestro paciente, si tiene paciencia, lo agradecerá. Además hay que abrir los ojos, ver más allá de lo que nos cuenta el paciente, cuál es la causa y el origen del dolor que le ha traído ante nuestras manos.

Debemos huir de la “fastmedicine”, el juicio clínico es el paso más complicado, el más costoso y el que requiere todos los sentidos y conocimientos del terapeuta, no debe ser un paso veloz ni apresurado, las patologías y disfunciones requieren tiempo y merecen ese tiempo y sobretodo el paciente es el que merece dicho tiempo.

Mi pregunta no es por qué las pruebas complementarias se han convertido en las que marcan el diagnóstico, a pesar de que podemos encontrarnos con pruebas mal realizadas, sino si seremos capaces de encontrar tiempo para trabajar tal y como nos enseñaron.

Vicente Lozano Beltrán
2012