Principios básicos para trabajar con la salud de las personas (I): Vocación y responsabilidad.

Esta mañana me he encontrado con una situación cada vez más habitual, que me ha hecho pensar por qué me dedico a trabajar con la salud de las personas. La respuesta es fácil, no me imagino trabajando en otra cosa, esta es mi profesión, sino sería enfermero, auxiliar, médico, farmacéutico  podólogo, pero todo relacionado con la salud, es lo que me  llena; deduzco pues que esto es lo que llamamos vocación, del latín. vocatĭo, -ōnis, acción de llamar. Según la RAE, la vocación es una inclinación hacia un estado, profesión o carrera, en este caso hacia la fisioterapia.

quino-vocacion

De buenas a primeras no suelo pensar en estas cosas, pero hay veces…

Paciente de 36 años, en principio solo destacamos dos datos en la anamnesis: accidente de tráfico hace 7 años y cesárea hace 7 meses; acude a rehabilitación con la siguiente prescripción: 10 SESIONES FISIOTERAPIA RAQUIS CERVICAL Y DORSAL, Diagnóstico: Cervicodorsalgia. No se realiza ninguna prueba complementaria. Tratamiento farmacológico a base de relajantes musculares y aine’s. Hasta aquí, y sin entrar en detalles, todo más o menos correcto. Es en este momento cuando la paciente me cuenta las observaciones del traumatólogo que la visitó y entrecomillo porque lo merece:

“He ido al traumatólogo y me ha dicho que si con diez sesiones de fisioterapia no se cura es que será un hernia y nos plantearemos operar”

imagesSeguramente, o eso espero, estas no serán las palabras exactas del doctor. El paso del tiempo desde la visita, el dolor y la rigidez, habrán distorsionado sus palabras, pero…cuando la paciente te dice que el diagnóstico fue sin levantarse de su escritorio empiezas a pensar muchas cosas y no todas positivas. Es en este momento cuando piensas, ¿a este hombre le gustará su trabajo? Su trabajo, creo, no es operar, su trabajo es decidir qué es mejor para la salud de sus pacientes.

Si, y que nadie lo dude, esto es una crítica sin concesiones a todos los profesionales sanitarios, incluidos los fisioterapeutas, que creen que lo que hacen es la única forma de tratamiento posible. No hablo exclusivamente del trabajo multidisciplinar, estoy hablando de la responsabilidad que tenemos por el hecho de trabajar con la salud de las personas, que sepamos aplicar nuestras herramientas de trabajo mejor que nadie no significa que todos los pacientes que se nos presentan sean sensibles de ser tratados por nosotros.

En cuanto a lo de “vamos al fisio a ver si funciona” ¿esto qué es? Los fisioterapeutas nos formamos y nos actualizamos diariamente para estar, y que nadie se equivoque, a la altura de nuestros pacientes, y no para trabajar mejor, ni solucionar sin intervenciones, ni para ser ni más alto ni más guapo que nadie. Si un paciente nuestro necesita otro profesional, lo derivamos porque sabemos que es mejor para el paciente, y además nos preocupamos por saber cuales van a ser las actuaciones que pueden recibir por otros profesionales, únicamente mirando por la salud de nuestros pacientes.

Para concluir diré que la vocación y la responsabilidad son para mi los pilares fundamentales para trabajar con la salud de las personas; la vocación es imprescindible y la responsabilidad es elemental; es tan importante saber que podemos hacer como que no podemos hacer.